Radio Qorilazo de Chumbivilcas

El poder de la comunicación

La batalla del médico que encabezó la lucha contra el coronavirus en Cusco

Qorilazo Noticias: Fuerza. Enrique Arana, jefe del Área COVID-19 del Hospital Regional, cayó en las garras del virus. El gerente de Geresa dijo que ya estaría circulando la variante brasileña y otras en Cusco.

Enrique Arana García estuvo durante un año al frente del pelotón de héroes de blanco que batallaban contra la peste. Arana y su equipo del Área COVID-19 desplegaron horas de esfuerzos luchar contra la ola de muertes que trajo el virus.

Arana García trabajó incansablemente en jornadas de más de 12 horas al día. Cuando habló con La República recordó que lloró de impotencia cuando la primera ola llegó al pico más alto.

Quedó en su mente aquellos días en los que debía decidir quién debía vivir y quién no. Las camas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) colapsaron y cuando una se liberada por recuperación o muerte había que escoger al que tenía más opciones de sobrevivir.

Solo el 50% de pacientes que son internados en UCI logran vencer al virus.

El médico Enrique Arana fue el primero en recibir la primera dosis de la vacuna de Sinopharm. Cuando estaba a unos días de recibir la segunda dio positivo a una prueba de descarte. La vacuna despierta las defensas 15 días después de haber recibido la segunda dosis.

El traslado

Cuando empezó a sentir síntomas estuvo bajo el monitoreo de sus colegas. Sin embargo, su salud empeoró. El domingo, a media mañana, debió ser evacuado en una avioneta al hospital Edgardo Reblagliati de Lima para una mejor atención.

El doctor Arana libra, ahora, una nueva batalla, la más decisiva, contra el virus que lo estuvo acechando durante un año. A sus 44 años se había convertido en el emblema del comprometido trabajo del personal de salud en el Cusco.

Era una mañana lluviosa cuando La República lo entrevistó en enero pasado. Aquel día pidió a la población cuidarse para a su vez cuidar a sus seres queridos y al personal de primera línea.

Cada día llegaban al Hospital Regional hasta 30 pacientes con criterios de hospitalización. El 25% requería de camas UCI.

Su pedido no fue escuchado y, en el fragor de batalla de esta segunda ola se infectó. Médicosenfermeras y técnicos, y muchos ciudadanos, esperan que el galeno que ayudó a salvar a tantos pacientes desde abril del 2020, supere el trance.

Nuevas variantes

La situación de la pandemia en Cusco todavía es de cuidado. No hay camas UCI disponibles y cada día mueren entre 15 y 18 personas y se contagian entre 350 y 400 cusqueños.

El gerente regional de Salud (Geresa), Juan Spelucín, explicó que la preocupación de esta segunda ola es que los pacientes desarrollan síntomas graves en un corto tiempo. Eso se debería a que en Cusco ya estaría circulando la variante brasileña y otras que son más contagiosas y letales que la que llegó de China.

Spelucín precisó que ninguna de las pruebas enviadas a Lima para detectar las nuevas variantes salió positivo. Sin embargo, precisó que las muestras enviadas son pequeñas.

“Estamos en una meseta muy alta”

El titular de la Geresa, Juan Spelucín, informó que Cusco está en una suerte de meseta, pero con niveles altos de contagios y defunciones. “No podríamos decir si ya llegamos al pico. Estamos en una meseta, pero con índices altos”.

Spelucín sostuvo que las provincias que mantienen niveles altos de casos son Canchis, Urubamba y Cusco. En La Convención y Chumbivilcas hubo un ligero descenso. En tanto, hay suficiente oxígeno medicinal para los hospitales.