Radio Qorilazo 1210 Khz AM | Chumbivilcas Cusco Perú


 Noticias de última hora

Historias navideñas

24-12-2016 / 10:02:16-am / Vistas: 1170

Muchos años antes que los romanos exportaran la Navidad y que los españoles la desembarcaran en América, los incas celebraban en diciembre, en pleno solsticio de verano, el Capac Inti Raymi Killa, fiesta religiosa en honor al taita Sol.

Martín Vargas Periodista Sacrificaban auquénidos, tomaban chicha para ablandar la conciencia, y chacchaban coca para perder los estribos. Igual nomás que en Europa, donde los cultos romanos festejaban a Saturno, padre del tiempo y el campo, intercambiando regalos en la festividad del sol invicto, el mismísimo 25 de diciembre. Esta fiesta significó la evolución al monoteísmo y preparó la llegada del cristianismo-romano. El catolicismo terminó aceptando que la fecha es una convención. Juan Pablo II lo ratificó en 1993: “A los cristianos les pareció lógico sustituir esa fiesta con la celebración del único y verdadero sol, Jesucristo”. Así, gracias al cronógrafo de Filócalo se sabe que desde el 336 el nacimiento de Jesús se celebraba el 25 de diciembre. En el año 440 el papa León Magno estableció la fecha para conmemorarlo, y en 529 Justiniano la oficializó. Sin embargo, las iglesias rebeldes a los concilios romanos decidieron celebrarlo el día de Reyes. Reyes magos y Santa Los reyes no son creación de un cronista afiebrado. Su origen es bíblico, pues se les cita en el Evangelio de Mateo, cuando se menciona a magos desconocidos que llegaron a Jerusalén preguntando por ‘el Rey de los Judíos’. Y aunque en distintas épocas se discutió el número de oferentes, en el Evangelio de la infancia de Armenia (siglo V) se cita por primera vez a Melkon, Gaspar y Baldassar, como reyes de Persia, India y Arabia, respectivamente. Mucho menos bíblica es la historia de Papá Noel. Lo que se presume es que su origen sería una alegoría del obispo de Turquía, San Nicolás, quien vivió en el siglo IV. Fue reconocido por su caridad y los regalos que llevaba a las familias pobres. Su devoción se extendió por Europa y su fiesta estaba asociada a su onomástico, el 6 de diciembre, cuando se hizo costumbre hacer regalos a los niños. Sin embargo, tanto Martín Lutero como Enrique VIII optaron por trasladar esa celebración al día de Navidad, el 25 de diciembre. Preocupado porque San Nicolás y sus regalos eclipsaran la relevancia de Jesús, Lutero sugirió cambiarle el nombre y fue así que surgió el ‘Padre de la Navidad’ (Papá Noel). Huelga decir que el color de su ropa no fue fruto de una exitosa campaña de Coca Cola, sino que obedecía a sus prendas de obispo. Se corrió la voz que era viejo, gordo, que venía del norte, y se generalizó la imagen de un hombre barbudo con un costal lleno de juguetes. La imagen del Santa regordete y carmesí se produjo tras una ilustración realizada en 1870 por el dibujante alemán Thomas Nast. Con cuchicanca y chicha Muchísimos años antes que los gringos, la televisión y las primeras cadenas de supermercados en el país, como Monterrey, nos vendieran el ideal de alcanzar el ‘estilo de vida americano’, la Navidad peruana no sabía de panetones, de pavos ni ensaladas árabes. ¡Pamplinas! Como cuenta el periodista Antonio Muñoz Monje, el pavo era exótico para las masas, estaba alejada de las tradiciones locales y si llegó a nuestras mesas fue gracias a las radionovelas. En la sierra, por ejemplo, la cena navideña era con cuchicanca, el famoso lechón al horno, o con un carnerito, si el año había sido bueno. De lo contrario había que conformarse nomás con cuy o una gallinita. ¿Para tomar? Chicha de jora o un calientito. El ‘gallo’ obligatorio Pero eso era después de la Misa de Gallo. No había quién se salvara de semejante penitencia el mismísimo 24 por la noche. Quien no iba temprano no alcanzaba banca, momento propicio para que las familias presumieran sus mejores ropas mientras pedían a Diosito que les perdonara sus ofensas. Esta tradición tenía orden de inamovilidad impuesta por las abuelas, principalmente. Una vez acabada la misa todos se deseaban una ‘Feliz Navidad’ y regresaban a casa a tomar chocolate y comer pan dulce. El panetón recién entraría con fuerza en los sesentas gracias a la familia D’Onofrio. De árboles y pastorcitos Hasta esa década tampoco se acostumbraba poner árbol de Navidad. Y el Nacimiento lo exhibían solo las familias pudientes. El 25 y los días siguientes se disfrazaba a los niños de pastorcitos e iban de casa en casa a ver nacimientos y pesebres. Los anfitriones solían recibirlos con alegría y muchos dulces. Pero si de misterios hablamos, Javier Luna, exviceministro de Patrimonio Cultural y gran coleccionista de nacimientos, apunta que la fiesta de Navidad propiamente inició en 1223, ya que antes era una fiesta de guardar que incluía ayunos. La costumbre se populariza recién en el siglo XVIII, tras muchos años en los que estas escenificaciones eran una exclusividad de hogares ricos y de conventos. Ya en el siglo XIX, los artistas populares dan rienda suelta a su imaginación y comienzan a construir los famosos nacimientos personalizados. Nochebuena adelantada No todos esperan que sea 25 de diciembre para festejar. En 2013 todos nos quedamos estupefactos cuando el presidente de Venezuela, Nicolás, Maduro, decidió adelantar la Navidad para el 1 de noviembre. “Hoy quisimos decretar la llegada de la Navidad porque queremos la felicidad y la paz para todos. La Navidad temprana es la mejor vacuna para cualquiera que quiera inventar bochinches y violencia”, dijo Maduro y anunció la entrega de aguinaldos. Nadie se opuso y se armaron nacimientos en noviembre. Lo que queda claro es que la fiesta conmemora la llegada de Jesús, el hombre que fue crucificado hace 2,000 años para pagar nuestros pecados. Entonces, no vendría nada mal que al menos en Nochebuena recemos por semejante sacrificio y le recordemos a los más pequeños que lo más importante es dar, no recibir. Aun así sea un aguinaldo en noviembre. ¡Feliz Navidad! Datos ¡Cuánta pasa, cuánta fruta! En 1919 el empresario italiano Angelo Motta comenzó a producir panetones a gran escala. En 1933, Gino Alemagna lo consolidó como un dulce típico navideño. En el Perú, la familia D’Onofrio lo trajo en la década de 1960. Día de expiación. En Navidad los problemas se solucionan a golpes en Santo Tomás, Cusco. El 25 de diciembre se celebra el Takanakuy, una palabra quechua que significa ‘golpearse entre sí’.

Fuente: Diario el Peruano


Dejanos tu Comentario / No dejes de compartir esta valiosa información.

FACEBOOK
telefonos

teléfonos de cabina:

RPM #949553789

RPC 989473354
RADIO QORILAZO EN VIVO
PUBLICIDAD QORILAZO
publicidad de qorilazo en html

Si eres amante de la música retro, te gusta un buen sonido y un lugar tranquilo y seguro, ven con tus amigos para pasar momentos inolvidables de lunes a sábado de 7:00pm a 2:00am . Esquina calle Alfonso Ugarte y Leoncio prado- Espinar

planta de nitrógeno en Chamaca
ENTRADAS POPULARES

Con la tecnología de Traductor